Informe de Actividades del C. José Emilio Cárdenas Escobosa como Presidente del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción de Veracruz de Ignacio de la Llave, durante el periodo 2019-2020

Hoy en día en todo México y en el Estado de Veracruz el combate a la corrupción es una exigencia ciudadana y se ha convertido en compromiso de todos los programas de gobierno, en ofertas de todos los candidatos, en clamor generalizado.

El hartazgo de la sociedad ante el registro de fortunas y enriquecimiento de políticos, funcionarios o gobernantes que se sacan la lotería sexenal y lucen esos recursos mal habidos con total desparpajo es mayúscula. La corrupción ha favorecido el crecimiento de la inestabilidad institucional y el persistente desgaste de las relaciones tanto entre individuos como entre instituciones.

La pérdida de legitimidad política que experimentan muchos gobiernos, la polarización del poder y la ineficiencia burocrática, son algunos de los problemas que tienen su origen en la corrupción, mermando por ende las bases de legitimidad de las autoridades de cualquier nivel de gobierno, abriendo además, una brecha de dimensiones a veces desconocidas, entre voluntad popular y acto de gobierno.

Un elemento central para que la relación entre la sociedad civil y la sociedad política transite sin mayores sobresaltos en cualquier nación que se precie de ser democrática es la confianza en la aplicación de la ley.

Sin embargo su plena vigencia y el eficaz combate al flagelo de la corrupción y la impunidad, los principales lastres del desarrollo social equilibrado y justo al que aspiramos, sigue siendo aún solo un referente constitucional, se queda en la oferta de gobierno, nutre el guion en la mayoría de los discursos de los políticos y se mantiene como demanda cotidiana e insatisfecha de la población.

https://drive.google.com/file/d/1IkMeHCMU_Lv0SzFD6ATNozXMsnbLtj4I/view?usp=sharing