La ética como vía para lograr erradicar la corrupción, mediante el lenguaje, el ejemplo y los valores

El lenguaje principio de la interacción social, es la base del entendimiento, plasmado perdura, trasciende e incide en la formación de ideas, pensamientos, cultura, educación, formas de vida, así como expone manifestaciones de cada autor de acuerdo a su época y circunstancias.

El lenguaje se presenta de distintas maneras, desde que tenemos contacto con el núcleo primario que son nuestros familiares, amigos cercanos; en la educación escolar, que es donde aprendemos las bases y la moral que impregna y forma nuestra identidad. A lo largo de nuestra vida cuando vamos construyendo reflexiones propias (hablar consigo mismo), haciendo uso de la razón para entablar en la relaciones sociales, laborales y participar de la vida política, ya con una construcción ética y valores que se reflejarán en todas nuestras acciones. De la misma forma, las instituciones públicas que fueron creadas con una finalidad (Bien común), se manifiestan a través del lenguaje (por medio de quienes las dirigen y representan), hacia la sociedad, mediante el acto político (acción), que se traduce en temas de concordia y discordia, dependiendo de cómo se da el ejercicio de la función pública, y; en la medida de la cultura, educación y exigencias de la ciudadanía hacia los servidores públicos.

El tema de la corrupción pareciera que confirmaría el pensamiento de Franz Oppenheimer y su filosofía materialista, quien consideraba “que el fundamento de la actividad social del hombre procede del instinto de conservación.”1 mismo instinto del que habló también Darwin, en donde prevalece el más fuerte, aunque hablar de temas tan hostiles me remite al estado de naturaleza en donde no existían leyes, y me hace preguntarme, de qué vale tener un hermoso pergamino plagado de una infinidad de normas en un país que deja casos en impunidad.

Esta última, la que se traduce en corrupción, haciendo a los ciudadanos supeditados al pago de impuestos y contribuciones, para construir el recurso público, lo que nos habla del grado de sometimiento de una sociedad, que, al no ver resultados trata de crear alternancia tras alternancia, y en su cansancio, cae lentamente en el conformismo y aceptación de conductas que en ocasiones realizan algunos servidores públicos, quienes podrían ser objeto de actos administrativos y/o delitos relacionados con hechos de corrupción, al actuar con dolo y por conveniencia económica, en lugar de velar por salvaguardar la legitimidad e investidura que merece y requiere un poder.

Y hablo de poder, no como medio de enriquecimiento ilícito, sino como la capacidad de tomar decisiones informadas, ejercer una correcta aplicación de los recursos en beneficio de la sociedad, transparentando procesos, el ejercicio del gasto, e incidir en un mejoramiento económico, social y cultural, tal y como lo define el artículo 3° Fracción II, inciso a) de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

De acuerdo al Informe 2018 del Latinobarómetro, en el tema: Se gobierna para unos cuantos grupos poderosos en su propio beneficio. en México el 88% dice que se gobierna para unos pocos, lo que hace elegir a presidentes fuera del estblishment tradicional para probar mejor suerte, y solo el 9% percibe que se gobierna para todo el pueblo.2

Es por ello que en la actualidad, es necesaria la participación de la ciudadanía a través de distintas formas, tanto como observadores de procesos, incidiendo directamente en los mismos con opiniones y propuestas, fortaleciendo su actividad dentro de la vida política del país, señalando sin miedo a quien no se conduce bajo el marco de la ley y apegado a sus funciones, incidiendo en más ciudadanos a formarse como agentes de cambio, ya que las políticas públicas y las iniciativas de ley deben emanar de las exigencias del conjunto de ciudadanos.

Retomar la Ética en el espacio público, significa actuar con probidad, rectitud, respeto, imparcialidad, objetividad, apegados a derecho y haciendo un uso adecuado de los recursos públicos aprobados por ejercicio fiscal. Cuando se actúa contrario al Estado de Derecho, se vulnera la ley, pero no solo eso, sino también se atenta contra los derechos de los ciudadanos, ya que la democracia, que es el régimen en el que vivimos, no solo se traduce en el derecho de votar y ser votados, sino que va mucho más allá, es también el reconocer a los semejantes, evolucionar hacia condiciones más humanitarias.

Escuchar y sumar es inclusión, respeto por la diversidad de opiniones, encontrando puntos de acuerdo, la única forma de elaborar una Agenda Gubernamental fidedigna (sin subjetividades, atendiendo a la objetividad) es tomando en cuenta las demandas y necesidades de la ciudadanía en todo momento y haciendo que el discurso político no se convierta solo en retórica, sino que sea consistente con los resultados que se presenten.

Por eso se habla de que la política debe ser el arte más elevado del ser humano, al participar en la resolución de problemas por medio del servicio público, siempre conduciéndonos con Ética, ya que las instituciones son las que dan soporte y cimiento a la vida en sociedad.

1 Arnaiz, A. (1961) Estudio Doctrinario de sus Instituciones; Ciencia Política. México: Ed. Miguel Ángel Porrúa, S.A. pág.22

2 Informe Latinobarómetro (2018)

*Adriana Del Valle Garrido.

Integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción de Veracruz.